Premios Goya 2012

¿Por qué? ¿Por qué? Cual Mourinho en plena desesperación futbolística, ésta fue la frase más repetida en mi mente conforme miraba muchos de los vestidos de la alfombra roja. Luego comprendí que al estar en la semana de carnaval algunas se habían permitido el lujo de asistir con sus disfraces. El de Melanie Griffith se veía a lo lejos: ¡iba de Helena Bonham Carter! Sólo que no quiso despedirse de su rubio de bote…

Lo que no entiendo es por qué su acompañante fue Antonio Banderas (por mucho que se quieran) y no Daniel Sánchez Arévalo

Victoria Abril no sé muy bien de qué iba porque su cara de muñeca de porcelanade las que se te aparecen en sueños  inyectada de bótox contrasta con su extraño cuerpo ataviado con brillos de patronaje incomprensible.

Lucía Jiménez se dejó el típico traje de romana de todo carnaval que se precie (eso sí, de los caros).

Íngrid Rubio eligió un original disfraz de motera de gala. Nunca había visto nada igual. La salva -un poco- que iba con Unax.

A Belén Rueda le dio tiempo a quitarse el disfraz y ponerse un aceptable Pedro del Hierro pero no pudo pasar por la peluquería y quitarse el pelo de electrocutada de la noche anterior.

Algo parecido, e incluso peor, le pasó a Pilar López de Ayala, pero esta vestido de Nina Ricci incluido. ¿WTF?

Cristina Borondo decidió llevar la moda asimétrica a su máximo -y casi ridículo- exponente.

Luego tenemos a las chicas de rayas (la primera me gusta mucho más que la segunda, aunque se pise el vestido como para matarse):

La Igartiburu tiene la autoestima tan elevada que iba disfrazada de sí misma, que ya es bastante:

Y Clara Lago decidió seguir a las montones de “sirenitas” brillosas que hubo en los Golden Globes (aunque no lo hizo del todo mal).

Tuvimos también a un montón de princesitas variadas en tono nude + brillos, que lleva varias temporadas como flamante triunfador de las alfombras rojas a pesar de que en invierno resalte mucho las pieles blanquecinas: Michelle Jenner, María Valverde, la recuperada Silvia Abascal, Blanca Suárez (qué manía le tengo a esta chica)… y alguna otra que ya paso de poner.

Y tras esto, vamos a las que me gustaron de verdad (sí, hubo algunos, que no soy tan mala ni tan crítica…). AMOR por Leonor Watling, por ella, por su look de Miriam Ocariz y por todo.

Aplauso también para el de Verónica Forqué (a los otros dos mejor ni los nombro).

La ganadora María León subió requeteguapa a por su merecido premio.

Marta Etura también iba muy guapa (que sí, que también nude y con brillos, pero muy mona).

Y el Juanjo Oliva de Inma Cuesta era muy sexy sin resultar para nada vulgar…

Estas chicas de blanco también me sacaron una sonrisa… son Irene Visedo, Verónica Echegui, de Gucci, y Elena Anaya con un Lanvin y su ya típica águila.

Eva Hache nunca ha sido santo de mi devoción. No suele hacerme reir y me resulta raruna. Además, tras las galas de Buenafuente en esta casi me duermo. Pero he de decir que me sorprendió con un Hannibal Laguna. Típico y negro pero le sentaba muy bien (no puedo decir lo mismo de alguno de sus cambios. No puedo ponerlos todos pero el rosa era particularmente horrendo).

Pero, para mí, la gran triunfadora lleva el Goya en su nombre. La amiguísima de Pe, Goya Toledo, eligió a Elie Saab y me conquistó -cómo no-. Sé que me repito como el ajo pero es que amo a ese hombre.

Esto es todo amigos. Me dejo a algunas (y sobre todo a algunos) pero no doy para más. Como siempre, se admiten (y se esperan) opiniones y comentarios disidentes, que me lo paso muy bien cuando os leo así que…

¿Con cuál os quedáis?