Última necesidad: un Swatch -o varios-.

En cuanto pienso en relojes, Swatch es la primera marca que me viene a la mente -y no, tampoco me da nada por este post-. De pequeña me encantaba su espíritu juvenil y colorido pero, sobre todo, su comodidad. Son tan planos que da gusto llevarlos, especialmente cuando no estás acostumbrada a llevar reloj.

Yo al principio era de las que no llevaba casi nunca, pero también es verdad que cuando me pongo una cosa que tengo que usar día a día ya no me la quito por pereza (soy de las que lleva casi siempre los mismos pendientes y el mismo anillo y de las que duerme hasta con la Pandora las épocas en las que me da por llevarla). Así que Swatch fue la marca perfecta para empezar a llevar reloj de seguido.

Recuerdo con especial cariño uno con la esfera blanca y la correa gris con una ralla negra que me acompañó durante casi todo el instituto hasta morir destrozado. Luego tuve otro más sofisticado de los de plata pero con detalles rojos que creo que aún anda por alguna de las cajitas de mi casa. Y me encanta robarle a mi madre -la persona de lo mil relojes que nunca tiene suficientes y que hace sonreír a los relojeros cuando aparece por la puerta con intención de cambiarle la pila a parte de su colección- algunos de los suyos.

Después de eso estuve un tiempo sin reloj hasta que me regalaron un Lotus muy bonito que no me quité hasta que Él me regaló un Miss Sixty preciosísimo al que he ahogado en múltiples ocasiones -momento pancarta: “lo llaman sumergible, y no lo es”– pero que siempre acaba sobreviviendo aunque queden algunos rastros de gotitas por dentro de la esfera.

El año pasado me emperré en un reloj blanco para llevar a diario y Él me dio a elegir: uno baratito y más regalitos o uno más caro. Elegí el baratito -el típico de Marea que había en mil colores-, claro está, que sólo era un capricho y seguía teniendo mi Miss Sixty. Y claro, por ser baratito pues está dejando de ser blanco para ser de un cutre marroncillo descolorido. Mirémoslo por el lado positivo: se camufla con la piel.

Pues bueno, todo este rollo os lo contaba porque resulta que a mi Miss Sixty se le ha acabado la pila -vamos, espero que sea eso- y como aún no he ido a cambiarla últimamente me fijo en otras opciones. Esto no suponía un problema hasta que ayer entre en el blog de Paula Echevarría y vi su Swatch nuevo. Entonces me entró una necesidad irrevocable de esas que me entran a mí y me puse a buscarlo como una loca en la web de Swatch.

es taaaaaaan boniiiiiiitoooo...

ERROR. Como me costó encontrarlo -es del 2010, no del 2011- tuve que navegar bastante y ahora no sólo quiero ese -que sigue siendo mi primera opción, aunque de plano no tenga nada- sino que también quiero algunos de los típicos chachiguays. A la wishlist que van.

en verde también me encanta...
colorines a tutiplén
Para la fiebre dorada pero muy fino...
A lunares rojos :)

¿Os gustan? ¿Con cuál os quedáis?

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Morita dice:

    Yo me quedo con el mio de Massimo Dutti ;)

  2. colores dice:

    He visto tu comentario en un blog y me ha hecho gracia tu nombre.Yo también me llamo Ada, nunca habia conocido a una espanola con mi mismo nombre ( soy italiana) un beso y por cierto enhorabuena por tu blog!!!!muy chulo!

¿Te animas a comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s