Golden Globes 2018: todo al negro contra los abusos machistas

La alfombra roja de los Globos de Oro 2018 fue algo diferente, ya que la asociación Time’s Up había pedido a los invitados que asistieran vestidos de negro para protestar contra los múltiples casos de abusos que han salido a la luz en los últimos meses en la industria del cine.

Además, la gala estuvo marcada por el gran discurso de Oprah Winfrey (mujer, negra, de origen humilde y ya “mayor” para la industria): “Durante demasiado tiempo, a las mujeres no se las ha escuchado ni creído cuando se atrevieron a contar la verdad ante el poder de los hombres. Pero ese tiempo se ha terminado. ¡Su tiempo se ha terminado!”. GRACIAS OPRAH. Sigamos luchando hacia la igualdad.

Y pasando ya a comentar los modelitos varios, diré que dentro del negro también puede haber variedad (¡y menos mal!). Personalmente, en una ocasión como esta yo me hubiese decantado por un smoking como el que Stella McCartney le hizo a mi adorada Claire Foy (The Crown), pero hay otros muchos que me gustan (y otros que me horrorizan, cómo no, aunque bastantes menos de lo habitual por eso de que el negro “siempre” es elegante). Allá vamos.

Claire Foy, THE QUEEN, Y PUNTO.
Alicia Vikander, con escotazo en la espalda, de Louis Vuitton.
La actriz francesa Isabelle Hupert es la elegancia personificada y optó por una de mis firmas favoritas del mundo mundial: Chloé.
Miuccia Prada y Diane Kruger se unieron para demostrar que el negro no tiene por qué ser aburrido y que se puede marcar la diferencia.
Espectacular Nicole Kidman, de cuya imagen ha cambiado mi opinión radicalmente en los últimos años, sobre todo desde su papelón en Big Little Lies.
Aunque esperaba más de mi adorada Emma Stone, la verdad es que iba guapísima con su Louis Vuitton, y acompañada de la tenista Billie Jean King a la que interpreta en su última película.
Zoe Kravitz en un magnífico ejemplo del MENOS ES MÁS.
Nuestra Pe iba con un espectacular diseño de alta costura de Ralph & Russo, aunque para mi gusto es demasié.
Justin Timberlake y Jessica Biel son un parejón y, aunque ella iba guapísima, tengo la sensación de que ese vestido ya lo he visto antes.
Mandy Moore se atrevió a añadir un toque de rojo al total black con un vestidazo que me gusta bastante, pero la falda hace demasiadas arrugas.
La madre de dragones tiene estudiadísima la pose de ama del mundo triunfadora y su vestido no está nada mal. Muy bien, Khaleesi.
Jessica Chastain, una de esas actrices que demuestra que ser un cañón de mujer es compatible con ser abanderada del feminismo. Su vestido lo firma Armani Privé.
Una embarazadísima Eva Longoria me sorprendió para bien con este vestidazo sexy pero elegante que no cae en el chonismo.
Reese Whiterspoon, una de las actrices más luchadoras de Hollywood, con un vestido elegante pero muy típico de Zac Posen.
Meryl Streep, fiel a su estilo elegante pero bastante aburrido.
Con el Gucci de Margot Robbie me pasa lo mismo, que no sé si amarlo u odiarlo. Aunque creo que jamás me pondría esas hombreras y ese bordado plateado, a ella la veo guapísima.
El vestido de Emma Watson es el típico que odias o amas, y yo aún no me he decidido y creo que el peinado no la favorece nada.
Dakota Fanning, de Gucci, aunque la veo guapa, el vestido para mí es ni fú ni fá..
Los vestidos con esas arrugas nunca me han gustado y las toreras están demodé. Lo siento, Wonder Woman, pero tu look no me gusta.
Angelina Jolie optó por un Versace con mangas acampanadas de plumas demasiado largas que estropean lo que podría haber sido un acierto.
Kendall Jenner, aunque de negro, no renunció a sentirse como una princesa. La asimetría esa para lucir pierna no me convence nada.
Allison Williams, de Armani Privé, optó por dar algo de color al negro. Personalmente, le habría quitado el collar.
Con lo que Heidi Klum ha sido y su obsesión por verse joven la va nublando. La parte de arriba del vestido me gusta y el peinado y el maquillaje también, pero eso de que sea corto por delante me horroriza.
Parte de arriba de cuero plasticoso mezclado con una falda de tul que podría ser del chino y un zapato de cada color. Mi no entender.
Ni America Ferrera ni Natalie Portman (siempre fiel a Dior) me gustaron. Si no me gusta demasiado el terciopelo, menos aún en ese corte medieval.
Catherine Zeta-Jones cual muñeca de cera con demasiado escote y transparencias por doquier.
Halle Berry con un vestido corto feo de transparencias y encaje y parece que sin peinar.
¿Os queda claro que no me gustan ni los escotazos incomprensibles -y menos con ese colgante- ni el exceso de transparencias? Kate Hudson es otro ejemplo, aunque me encanta su pelo corto.
Mariah Carey, reina de las chonis del mundo, fiel a su estilo de morcilla embutida y sonrisa falsa.
Y aunque el brocado del traje de Chris Hemsworth me parece horroroso, aplaudo que se una a vestir todo de negro y encima se ponga el pin de Time’s Up contra el acoso. Y está buenísimo con lo que se ponga.

¿Cuál ha sido tu look favorito de estos Globos de Oro 2018?

 

 

Anuncios

¿Te animas a comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s